De acuerdo con las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, es muy probable que este tipo de radiación suprima el virus que ocasiona la enfermedad COVID-19, puesto que ya se ha demostrado que los rayos UV destruyen otros virus.

“Hay tres tipos de luz UV: UVA, UVB y UVC. La luz UVC tiene la mayor energía de los tres tipos. Esta energía destruye el material genético dentro de los virus y otros microbios. Por lo tanto, la luz UVC se usa para la desinfección”, explicó la institución.

Por consiguiente, se han creado lámparas y robots con tecnología UVC que esterilizan equipos de laboratorio, autobuses y aviones. También, hay elementos de uso doméstico con esa radiación que ayudan a limpiar superficies y objetos como el celular.

Además, la Asociación Nacional Ultravioleta añadió que esta tecnología para ese uso determinado no es materia desconocida, pues se ha usado por más de 40 años “para desinfectar el agua potable, las aguas residuales, el aire, los productos farmacéuticos y las superficies contra todo un conjunto de patógenos humanos”.

Por tanto, la Asociación está de acuerdo con que la desinfección ultravioleta puede jugar un papel importante en la batalla contra el coronavirus. “UV es un desinfectante conocido para el aire, el agua y las superficies que puede ayudar a mitigar el riesgo de adquirir una infección en contacto con el virus COVID-19 cuando se aplica correctamente”, afirmó.

Hasta el momento, todos los virus y bacterias que se han probado han respondido a la esterilización por medio de luz ultravioleta. Aunque algunos son más susceptibles que otros, todos los organismos se han podido eliminar de las superficies al aplicarles las dosis adecuadas, señaló la Asociación.

De ahí que los expertos estén convencidos de que se puede disminuir la propagación del SARS-CoV-2 si se desinfectan las superficies con las que los humanos entran en contacto constantemente.

A propósito de esto, hay una tecnología de este tipo que está llegando a Colombia. En un comunicado, la compañía Push Designers – Plexafilm explica que está desarrollando dispositivos de iluminación UVC que se pueden adaptar a cualquier ambiente. Se trata de unas lámparas que utilizan la “radiación ultravioleta de onda corta o tipo C”.

La empresa señala que el éxito de sus productos está en el tipo de luz que utilizan porque inactiva el 99% de virus, incluido el SARS-CoV2. Asimismo, promete que sus aparatos disminuyen el riesgo que conlleva exponerse a algunos agentes químicos que se utilizan para desinfectar.

Darío Muñoz, gerente general de la compañía, dijo que el producto “reduce la necesidad de aspersión de agentes químicos, disminuyendo el impacto sobre el medio ambiente. Además, evita el daño de equipos, la contaminación de productos y la exposición del personal de aseo. Una tecnología ideal para la desinfección profunda de espacios públicos de alto tráfico”.

Más aún, Push Designers – Plexafilm sostiene que esta tecnología es la “solución para una pronta reapertura económica” en Colombia y puede ser adquirida por cualquier industria, pues ya comenzó su comercialización en los sectores “hotelero, educativo, médico, manufactura y comercio en general”. En este video se explica cómo funciona:

Ahora bien, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina aseguran que la luz ultravioleta solo debe utilizarse para desinfectar objetos y superficies, mas no para el cuerpo humano. Que una persona se exponga a esa radiación es peligroso porque puede ocasionarle daños en los ojos y en la piel, además de poderle causar cáncer.

Esta premisa es respaldada por la Organización Mundial de la Salud, que asevera que la forma más efectiva para eliminar el virus de la piel es utilizando desinfectantes a base de alcohol o lavándose las manos con agua y jabón.

Por su parte, la Universidad de Columbia informó en un comunicado que se encuentra trabajando en una tecnología que utiliza lámparas que emiten “bajas dosis continuas de una longitud de onda particular de luz ultravioleta, conocida como UVC lejano”. La innovación está en que podría matar a los patógenos sin afectar la piel humana, y también eliminaría los virus y bacterias que están en el aire antes de que sean inhalados por las personas.

Aunque hay varias compañías que se encuentran fabricando lámparas con luz ultravioleta lejana, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) todavía no ha aprobado el uso de este tipo de radiación, advirtió National Geographic.