La compañía Qualcomm es la que produce los procesadores Snapdragon, que vienen incluidos en muchos celulares de distintas marcas. El último de ellos es el 865, el más potente de la empresa.

Asumiendo que los rumores sobre un nuevo procesador para la octava serie sean ciertos, el Snapdragon 865 sería desbancado por el Snapdragon 875, que tendría más innovaciones tecnológicas y un mayor rendimiento.

En consecuencia, el chip 875 podría costar hasta 100 dólares más que su predecesor, lo que haría que los celulares Android sean hasta 250 dólares más caros que antes, aseguró Andro4all.

Por otra parte, la llegada del 5G sería otro factor que encarecería a los móviles. Aunque la mayoría de países aún no tenga acceso a esta red, los teléfonos inteligentes incluirán esa opción de conectividad, añadió Andro4all.

De ser ciertas estas especulaciones, los usuarios que deseen adquirir celulares Android de gama alta a partir del año entrante deberán estar dispuestos a pagar mucho por ellos.