Aunque no es muy rápido, es un vehículo funcional para usar en distancias cortas como en un barrio, sin tener problema alguno. La experiencia es cómoda junto a una conducción predecible con frenos funcionales y seguros, explica Gizmodo.

El carro cuesta 930 dólares, más unos 1.200 dólares que pueden costar las baterías. A eso se le debe sumar el costo de impuestos de envío y aduanas que, según The Next Web, puede ser de unos 3000 dólares.

Pese a esto, el precio sigue siendo muy bajo para un auto eléctrico.

Jason Torchinsky, editor senior del medio Jalopnik, dijo a ese mismo medio que el Changli cuesta mas o menos la mitad que un carro de golf, y, aunque podría no tener éxito como un vehículo convencional, puede ser útil para transitar trayectos cortos.

El Changli viene con un motor de 1.1 caballos de fuerza que para carreteras planas es funcional ya que la aceleración puede llegar a una velocidad máxima de 30 km por hora más o menos, agregó Gizmodo.

Sin embargo, una vez tiene que probar su desempeño en una colina o pendiente, empieza a pasar trabajo y avanza con una velocidad muy lenta.

Este carro es eléctrico, mide solo 2,5 metros de largo por 1,5 de ancho y 1,8 de alto. Tiene un peso de 323 kilos, muy liviano para un automóvil, puede soportar hasta 300 kilos, además trae radio, ventilador y calefacción.