Luego, los académicos de la Universidad de Londres, la Universidad de York y el Museo de Leeds hicieron pasar ondas de sonido a través del modelo impreso y obtuvieron un tono que correspondería al de la voz del clérigo, informó el Telegraph.

El resultado fue una especie de “eeeh”, algo gutural pero con un tono bastante humano que no dejó de impresionar no solo a los que lo oyen, sino a quienes hicieron posible oírlo.

El profesor John Schofield, de York, dijo al medio británico que la sensación de oír la voz de la momia era como “encender una antorcha en la tumba de Tutankamón y ver algo que no había sido visto en miles de años”.

Los científicos ahora se plantean encontrar la manera de mejorar la reproducción de la garganta de la momia hasta una parte de la boca con la que se puedan controlar los sonidos para producir palabras y hasta frases. Asimismo, piensan que esto podría ser posible con cabezas de otras personas, dependiendo de qué tan bien se pudieran recrear los tejidos blandos del tracto laríngeo.

Y es que Nesyamun vivió entre el año 1.099 y el 1.069 antes de cristo, sirviendo en Luxor durante el reinado del faraón Ramsés XI. Esto no es un dato menor, ya que su labor sacerdotal podría haber “requerido labores de canto y alabanza”, cuyo tono ahora vuelve a resonar, indica el diario.

Escuche cómo habría sonado en vida la “momia de Leeds”: