Esta aplicación bombardea a los usuarios con anuncios invisibles que funcionan como una autorización de compra, es decir que cuando las personas intentan eliminar la publicidad con un clic, aprueban que la plataforma use sus tarjetas de crédito, descubrió la desarrolladora de software.

La misma plataforma de seguridad detectó y bloqueó más de 70 millones de solicitudes sospechosas de transacciones móviles de la aplicación en solo seis meses. Además, el medio aseguró que el robo incrementa a lo largo del tiempo sin que los usuarios lo noten.

Cuando los usuarios no eliminan o bloquean la aplicación, esta empieza a comprar servicios digitales ‘premium’ que podrían costar hasta 91 millones de dólares (trecientos mil millones de pesos colombianos) en cargos no deseados.

Como si fuera poco, la plataforma actúa como virus oprimiendo diferentes anuncios en segundo plano para consumir todos los recursos y batería del teléfono, mencionó FayerWayer. Por lo tanto, el medio les aconseja a los usuarios eliminar la aplicación y vigilar cuidadosamente las facturas telefónicas.