En concreto, el estudio indicó que cualquier usuario que use un teléfono Android lanzado en 2012 o antes debería estar especialmente preocupado. Además, los datos analizados sugieren que el 42,1 % de los usuarios en todo el mundo tienen la versión 6.0 de su sistema operativo o inferior, según BBC.

“Los fabricantes de teléfonos y Google deben ser sinceros sobre las actualizaciones de seguridad, con información clara sobre cuánto durarán y qué deben hacer los clientes cuando se agoten”, dijo Kate Bevan, portavoz de Which.

Las pruebas se enfocaron en teléfonos de fabricantes como Motorola, Samsung, Sony, LG y Google. Los resultados arrojaron que algunas de ellas les permitirían a atacantes robar información personal e incluso tomar el control de un teléfono de forma remota, informó iPadizate.

Las  generaciones más recientes de dispositivos Android no corren ningún riesgo en el ámbito de la seguridad de forma inmediata. Sin embargo, el riesgo de recibir un ataque hacker crece exponencialmente si las actualizaciones de seguridad no evolucionan.

¿Qué hacer para proteger su Android?

En caso de que el aparato tenga más de 2 años se aconseja verificar si puede actualizarse a una versión más reciente de Android. Eso se puede hacer al abrir la aplicación de configuración, luego toque Sistema> Avanzado> Actualización del sistema. Luego puede ver la versión de Android, aconsejó Which.

Además, si corresponde a una versión anterior a Android 7.0 Nougat, se recomienda actualizar su sistema. Aún en la sección Actualización del sistema, siga las instrucciones para ejecutar la actualización.