El informe aseguró que en la página se encontraban datos como números telefónicos, perfiles de redes sociales, direcciones de correo electrónico, nombres completos e historiales laborales de las víctimas.

La filtración fue hallada por los investigadores de la Dark Web, Vinny Troia y Bob Diacenko, quienes afirman que el servidor compartía información suficiente para que los piratas informáticos pudieran extorsionar y engañar a las víctimas en línea.

“Desde la perspectiva de un atacante, si el objetivo es hacerse pasar por personas o secuestrar sus cuentas, tiene nombres, números de teléfono y URL de cuenta asociadas”, dijo Troia al medio.

Dentro de los datos había casi 50 millones de números telefónicos y 622 millones de direcciones de correo electrónico que abarcaban más de cuatro terabytes de datos en la página oscura, según la investigación.

Los expertos no lograron rastrear el culpable de la fuga, tan solo pudieron localizarlo hasta Google Cloud Services; tampoco había manera de saber si los datos de los usuarios fueron descargados o encontrados por un tercero antes de su descubrimiento, de acuerdo con el estudio.