Al cierre de una gira por Chile, Paraguay y Perú, el secretario de Estado hizo una parada de pocas horas en Cúcuta (Norte de Santander) para reunirse con el presidente Iván Duque y visitar la zona limítrofe entre Colombia y Venezuela.

Allí, urgió a Nicolás Maduro a reabrir los cruces fronterizos para que los venezolanos reciban asistencia médica y alimentaria, aunque sin cejar en su advertencia al líder chavista para que “termine la usurpación” y deje el poder.

“Señor Maduro: abra estos puentes, abra estas fronteras, usted puede terminar esto hoy”, señaló Mike Pompeo en una declaración a la prensa, acompañado por Duque.

Maduro dispuso el cierre y bloqueo de los cuatro puentes que conectan a Venezuela con Cúcuta el 22 de febrero, en la víspera de un frustrado operativo de la oposición para ingresar ayuda donada por Estados Unidos.

El gobernante, que el pasado miércoles anunció un acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja para recibir “ayuda humanitaria”, impidió la entrada de esas donaciones por considerarlas un pretexto para una invasión militar estadounidense en Venezuela, país con las mayores reservas mundiales de petróleo.

Durante su gira por países sudamericanos, el responsable diplomático de la Casa Blanca afinó el cerco diplomático y económico que lideran Estados Unidos y sus aliados contra Maduro, quien se aferra a los militares y al apoyo de Rusia para seguir en el poder.

“Maduro debe saber que estamos vigilando y nuestro apoyo no va a flaquear. Los actores democráticos en Venezuela no serán disuadidos”, dijo Pompeo.

El lunes, el Grupo de Lima, una alianza de 13 países latinoamericanos más Canadá, se reúne en Santiago para dar seguimiento a la crisis en el país petrolero.

Compromiso antidrogas

De otro lado, Pompeo intentó apaciguar las críticas lanzadas por el presidente Donald Trump contra el gobierno aliado de Duque por no haber “hecho nada” para reducir el envío de droga hacia Estados Unidos desde su llegada al poder en agosto.

“Estados Unidos seguirá trabajando con usted para acabar con el problema de la producción de coca que usted heredó, sabemos qué debemos hacer y Estados Unidos hará su parte para reducir la demanda de drogas ilegales”, señaló Pompeo.

Su mensaje fue mucho más conciliador que el transmitido por Trump en pasados días.

El miércoles, durante un acto político en Texas, el mandatario afirmó que desde que Duque es presidente “el negocio de las drogas ha aumentado 50 %”, aunque sin ofrecer más detalles.

Días antes, Trump lo acusó de no “haber hecho nada” para frenar la salida de cocaína hacia Estados Unidos, pese a las millonarias ayudas que ha desembolsado Washington en el frente antidrogas.

Este domingo Duque defendió las acciones de su gobierno contra el narcotráfico e hizo énfasis en lo dicho por Pompeo sobre la responsabilidad compartida.

“Debemos seguir sobre la base de la confianza, construyendo ese esfuerzo compartido, (…) Que desde el lado de la demanda, que desde el lado de la oferta, que desde el lado de lavado de activos, los dos países produzcamos los resultados que necesitamos porque es una amenaza común”, declaró.

Tras décadas de persecución al narcotráfico, Colombia sigue siendo el mayor productor de cocaína y Estados Unidos el principal mercado. En 2017 la siembra de narcocultivos alcanzó la cifra récord de 171.000 hectáreas.

En Lima, Pompeo elogió la campaña antidrogas de Perú, que ha permitido erradicar miles de hectáreas de cultivos de hoja de coca, materia prima de la cocaína.