Fue el general Luis Carlos Hernández, comandante de Policía en Cartagena, el que publicó el video en donde el taxista Roberto Marrugo hace entrega del dinero, y dijo que se lograron “recuperar 9.000 dólares” que una turista había dejado olvidados en una maleta.

La mujer, procedente de Bogotá, contrató el servicio para que la recogiera en un hotel y la trasladara hasta el aeropuerto Rafael Núñez, sobre las 6:30 de la mañana, y en el afán por llegar a tiempo a tomar el vuelo la pasajera olvidó su equipaje en el maletero del taxi.

El mismo conductor contó, por medio de un video, que cuando se percató de que la turista había dejado la maleta él inmediatamente se regresó, pero que “al hacer la devolución la señora no estaba”.

“Dejo la maleta y, luego, con el acompañamiento de la Policía, de la Sijín y la Dipol, me localizan y le hacemos entrega de un dinero que tenía la usuaria en su maleta”, contó Marrugo.

Taxista en Cartagena se quería quedar con 9.000 dólares de una turista

Pero más allá de la generosidad que mostró el taxista, hay quienes dudan de que el conductor quisiera devolver el dinero, pues según explicó el coronel Jorge Carrillo, subcomandante de Policía en Cartagena, al hombre le tuvieron que hacer seguimiento con cámaras de seguridad del hotel y del aeropuerto, hasta que lo ubicaron en el sector amurallado.

“Se logra la recuperación del dinero con la cooperación del conductor, que lo trasladó hasta una vivienda del barrio Boston, donde guardaba esta suma cercana a los 32 millones de pesos”, dijo el oficial, en Noticias Caracol.

El noticiero entrevistó al taxista y Marrugo confesó que, por un momento, tuvo la tentación de quedarse con el dinero al ver tantos dólares.

“Se le pasan a uno por la mente tantas cosas. Uno tiene obligaciones, hijos y familia que hay que ayudar”, manifestó el conductor, y el informativo aseguró que Marrugo, pensó que si no aparecía la dueña, “se hubiera comprado un carro” para trabajar.

Esta historia la resaltaron las autoridades para mostrar que los taxistas en Cartagena son honestos y cuidan al turista, aunque a este conductor no le dieron ninguna recompensa.