En la actividad, Antanas Mockus les pidió a los alumnos una “vaca” para comprar chocolatinas. La mayoría de ellos aportó cierta cantidad de dinero y, entre todos, terminaron recolectando los 350 mil pesos.

No obstante, los estudiantes quedaron sorprendidos cuando vieron al congresista prender fuego a la caja donde depositaron su dinero.

Algunos no vieron la actividad con buenos ojos, ya que “el dinero pudo servirle a alguien” o porque podrían haberlo invertido en sus gastos personales. Otros, en cambio, reflexionaron sobre lo que pasa cuando los colombianos pagan los impuestos y pocas veces se ven invertidos.

“Todos confiamos en usted [Mockus] dando nuestro dinero para traer chocolatinas. Es lo mismo que hacen todos los colombianos al momento de pagar impuestos. Confiamos en el Estado o en el gobierno colombiano. Pagamos nuestros impuestos para algo bueno y pocas veces se usan nuestros recursos para eso. Realmente lo que hacen es como quemar nuestra platica”, dijo uno de los alumnos.

Finalmente, el congresista reveló que la caja donde se recolectó el dinero no fue la que se quemó, sino que fue cambiada por otra que tenía billetes didácticos.

La idea, dijo el congresista, era “construir escenas que tocan sensibilidad”. Esa, según Mockus, “es la tarea”.