El joven de 19 años estaba a dos días de graduarse y finalizar su servicio militar cuando se desplomó mientras hacía ejercicio con un grupo de bachilleres. El joven había sufrido un fuerte golpe en el pecho hace varios meses y sus compañeros aseguran que esa pudo ser la razón de su deceso.

En primer lugar, el tío del joven relató en Caracol Radio su versión del episodio en el que Garay sufrió la lesión en su pecho: “Él llevaba poquito tiempo en la institución y en un día de descanso le mandaron a hacer un acompañamiento para desplazar unas vallas. Él accede porque en la jerarquía está bajo un mando. En esos desplazamientos el conductor realiza un giro inesperado y las vallas le caen encima. Él va con un compañerito que lo auxilia pero lamentablemente alcanza a golpearse”.

Espitia agregó que la Policía le dijo a la familia que sí le habían prestado atención médica, “pero nunca se llevó a un especialista, porque externamente se puede ver bien pero internamente puede haber alguna lesión invisible y puede que estuviera avanzando”.

El artículo continúa abajo

En la emisora, el tío del auxiliar asegura que días después del accidente “el continuó con su malestar y se lo manifestaba a la mamá”.

Sobre el día que murió afirma que “los tenían [a los bachilleres] haciendo ejercicio y un poco de maniobras”. Además, asegura que “antes de realizar el ejercicio [los superiores] preguntaron quienes estaban indispuestos para realizar la actividad. Varios compañeros y él lo manifestaron”. Pero cuando le “preguntaron si tenía alguna certificación y él dijo que no, entonces le dijeron que pasaba a puntear, o sea a ir adelante del pelotón”

En su relato a la emisora, Espitia agrega que cuando “estaban dando las vueltas al laboratorio [una cancha], en la séptima vuelta uno de estos muchachos se desploma y se hace a un lado pero igual lo siguen poniendo a hacer ejercicio”. Sobre el momento de crisis de Garay contó:

“Continúan en el ejercicio y en la vuelta número 13, aproximadamente, mi sobrino empieza a quejarse que no puede más y los compañeros tratan de animarlo, de seguir adelante. Lamentablemente él se desploma, evitan que caiga al piso, pero cae y empieza a convulsionar y, según lo que nos dicen, a botar babas por la boca. En mi poco conocimiento, es síntoma de un ataque cardiaco. Pero no le prestaron auxilio, los muchachos no sabían que hacer. Cuando se acercó el intendente y lo vio en el piso y le dijo: ‘Qué hace ahí en el piso. Levántese. Si se va a morir, que se muera’. Considero que son unas palabras muy fuertes, independientemente, que haya tenido confianza o no con mi sobrino, son unas palabras fuertes para un ser humano, y que está agonizando.

Uno de los compañeros que estaban con él confirmó esa versión y afirma que la sesión de ejercicios fue extensa y difícil.

Entre tanto, el general Londoño, en ese mismo medio, aunque no fue cuestionado por el periodista, tampoco hizo referencia al accidente que sufrió el bachiller con las vallas ni a la atención que se le prestó.

Sin embargo, en lo que se refiere a los ejercicios indicó que “en la formación reciben instrucción de diferentes materias policiales, de entrenamiento físico y preparación en el uso de armamento para que puedan prestar el servicio, que en este caso es la custodia de la seguridad de la escuela de cadetes”.

También lamentó el hecho y se solidarizó con la familia “porque nadie se hubiera esperado un desenlace así”. El general Londoño indicó que “hay que esperar lo que establezca Medicina Legal con respecto a esta muerte súbita”, pero enfatizó en que desde que tuvieron conocimiento del hecho ordenaron la investigación con la inspección general de la Policía.

“Hizo presencia un inspector especial que está tomando desde el primer momento todas las versiones de quienes estuvieron alrededor del el auxiliar Juan [Garay]. Para saber exactamente las circunstancias de tiempo modo y lugar en las que sucedió el hecho. Se está verificando todo esto y esperando que la investigaciones avancen”, puntualizó.