Considera que fue un error y un poco de cobardía salir huyendo de Venezuela hace varios años por la situación que se vive allá. Sin embargo, está motivada a volver y darle un abrazo a su familia, ese es su anhelo.

Milagros le contó parte de su historia a Pulzo y los días duros que pasa en la capital, en donde, dice, ya no se puede ni ir al baño porque de todas partes de la desalojan.

“A veces se comen, a veces no. A nadie le importa eso porque realmente no le importa ni la salud de nosotros por simplemente el hecho de política”, contó esta joven venezolana a Pulzo.

En estos días, ella y decenas de venezolanos están reubicados en diferentes partes de Bogotá, en donde tienen que rebuscársela, literalmente. Dice que una de las cosas que más le duele es que los sacan de improvisados campamentos y se expone la salud de ella y de sus compatriotas.

“Nuestra salud es la que está en riesgo, no la salud de la alcaldesa ni de Maduro, ni de nadie, es la de nosotros. Y solamente nos queremos ir, solamente nos queremos ir”, relata Milagros, que enfatiza en que está legal en Colombia, tiene EPS, todos sus papeles en regla, pero no consigue trabajo.

“¿Qué voy a hacer aquí estorbando? Teniendo mi casa, no poderle cumplir al señor del arriendo, entonces es de personas responsables tomar la decisión que yo estoy tomando ahora de quererme ir, porque en mi casa no estorbo”, sentenció.

Finalmente, insiste en que lo único que está pidiendo es que la dejen irse de la ciudad y regresar a su país, no quiere plata ni nada, solo cumplir su sueño de regresar.