Al emplear el término “lógico”, Orozco Tascón plantea que existe una relación obvia entre el líder del Centro Democrático y las escuchas ilegales que se han denunciado en el país en diferentes momentos.

En el análisis que hace en su columna del diario capitalino, la periodista establece que Uribe está en el centro de tres escándalos revelados en los últimos días. Básicamente, se refiere a tres.

Primero, el operativo de espionaje, revelado por Semana, que desplegaron unidades de inteligencia y contrainteligencia del Ejército contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia, congresistas de la oposición, algunos gobernadores y periodistas.

“Entre las víctimas […] estaba la magistrada Cristina Lombana, de la Sala de Instrucción de la [Corte] Suprema, que, casualmente, era la encargada de investigar a […] Álvaro Uribe Vélez”, dice Orozco Tascón, y agrega como otras  víctimas de las chuzadas de los militares a Roy Barreras, Iván Cepeda y Antonio Sanguino, “los tres más duros defensores de la JEP y contradictores del uribismo parlamentario […]”.

El otro caso tristemente célebre de chuzadas por el que la columnista señala a Uribe es el de la sala ilegal Andrómeda (en 2014), desde donde se vigilaba a los negociadores de paz del gobierno pasado. “Esto explica el críptico trino del senador Uribe, de hace apenas unas horas, en que pregunta: ‘¿Otra Andrómeda?’. No, señor expresidente: es la misma Andrómeda que lo comprometería a usted, sería la respuesta correcta”, asegura Orozco Tascón.

Por último, la periodista relaciona la información que el noticiero que ella dirige difundió sobre el hallazgo de un micrófono en el techo del despacho del magistrado de la Sala de Instrucción de la Corte César Reyes, “que, casualmente, es el sucesor de [Cristina] Lombana en el proceso contra… Álvaro Uribe por su presunto involucramiento en el delito de soborno a testigos”.

“¿Casualmente ese aparato se dejó abandonado en donde, si fuera funcional, serviría para escuchar hasta la respiración del investigador de… Álvaro Uribe?”, se pregunta la columnista. “¡Ah!, casualmente, en medio de esta barahúnda, se le ocurre al Inpec, por orden de su gobierno, allanar al preso Monsalve, casualmente, el declarante judicial más sólido en contra de… Álvaro Uribe, el más lógico beneficiario de todas las ‘chuzadas’, las de antes y las de ahora”.