En su último esfuerzo para contradecir los sondeos a un día de las elecciones, Donald Trump lanzó este lunes, víspera de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, sus últimas fuerzas en la batalla electoral pues las encuestas sitúan a su rival demócrata, Joe Biden, como el favorito.

A pesar de los malos pronósticos, el mandatario de 74 años sigue prediciendo una “ola” republicana en un país crispado y duramente golpeado por la pandemia de coronavirus. Una pandemia que, incluso, le podría costar la misma victoria a él. “¡Vamos a ganar cuatro años más en nuestra magnífica Casa Blanca!”, dijo este domingo en un mitin en Carolina del Norte.

Un mes después de su infección por el coronavirus, el presidente estadounidense no da muestras de cansancio y lleva más de una semana recorriendo el país y pasando poco tiempo en Washington. En su estrategia para captar más votos, entre ellos, los de los hispanos, y dentro de estos a los colombianos que viven en Estados Unidos, Trump le respondió un cuestionario que le envió el diario El Tiempo.

Entre sus respuestas, bien pensadas para causar efectos inmediatos, pues ya no le queda mucho tiempo, toca temas sensibles para Colombia, como la, según él, amenaza que se cierne sobre el país desde Venezuela, y menciona nombres que provocan odios y amores en el país: Álvaro Uirbe y Gustavo Petro.

Me opondré de manera contundente al castro-chavismo”, respondió, cortante, Trump a una de las preguntas que le envió el diario bogotano. “América Latina es una región llena de gente muy buena y con grandes oportunidades. Tengo un gran respeto por las democracias en América Latina, como Colombia. Tenemos muchos valores en común. Compartimos un amor por la libertad, la democracia y nuestra fe en Dios. A lo largo de los últimos cuatro años, nuestro equipo ha hecho gran progreso en la región trabajando con nuestros aliados”.

El presidente republicano también aseguró que “luego de años de presidentes de Estados Unidos ignorando cómo Venezuela desestabiliza la región, dije ‘suficiente’, y tomé fuertes acciones contra la dictadura. […] Me enorgullece estar alineado con nuestros socios en la región y juntos vamos a restaurar la democracia para el pueblo venezolano”.

Después, como si estuviera en cualquier plaza pública de Colombia, y al mejor estilo de los políticos criollos, prometió de todo: “Quiero que mi país tenga fuertes relaciones comerciales con América Latina. Siempre pondré a Estados Unidos de primero, pero también quiero apoyar la inversión estadounidense en todo tipo de infraestructura –energía, aeropuertos, carreteras, puertos, telecomunicaciones y otros– para que prosperemos juntos”.

Y es que, en efecto, a Trump lo siguen varios colombianos, como quedó evidenciado en uno de sus mítines, en donde son fácilmente reconocibles los típicos sombreros vueltíaos, un verdadero símbolo nacional. En este trino de pueden ver:

Puntualmente sobre Colombia, Trump le dijo al rotativo que quiere “apoyar” la alianza estratégica en materia de seguridad nacional “y ayudar para que los colombianos puedan vivir en paz y seguridad”.

En sus señalamientos contra Venezuela y contra su contendor, Joe Biden, Trump aseguró que hay una razón por la cual Biden “atrae el respaldo del socialista colombiano Gustavo Petro, del venezolano Diosdado Cabello y por la que Nicolás Maduro lo llama el ‘camarada Biden’. Ellos saben que Biden es débil y yo soy fuerte”.

Los colombo-estadounidenses son gente maravillosa. Conozco a muchos y estoy orgulloso de que nuestra campaña sea respaldada por muchos colombianos”, afirmó en otra de sus respuestas al medio capitalino. “Nuestros números se ven muy bien. Los colombianos son duros trabajadores que aman a sus familias, sus iglesias, sus comunidades y a nuestro gran país”.

Como es de esperarse en la enconada campaña presidencial de las elecciones en EE.UU., que se dirimirá finalmente este martes en las urnas, Trump apuntó su artillería contra el demócrata Biden. Y, en este caso, para lograr el efecto esperado, mezcló a su oponente con los colombianos.

Biden habla mucho, pero no ha hecho nada por los colombo-estadounidenses o los hispanos. […] Mi Plan Sueño Americano creará dos millones de empleos para hispanos y medio millón de empresas encabezadas por latinos en estos próximos cuatro años. Quiero que los colombo-estadounidenses formen una gran parte de eso. Son ganadores y estoy orgulloso de ellos”.

Y después arreció: “Biden es un político corrupto que traicionará a Colombia de la misma manera como ha traicionado a los venezolanos, cubanos, nicaragüenses y al pueblo estadounidense. Ahora que Colombia tiene un Estado socialista fallido en su frontera, Biden es la última persona que necesitan los colombianos en la Casa Blanca porque ha sido muy débil […].

“Biden fue muy débil a la hora de ayudar a Colombia a obtener un mejor proceso de paz y ahora colombianos vulnerables están pagando las consecuencias. […] Ni siquiera respalda al expresidente Álvaro Uribe, que es un gran héroe de los colombianos que impidió que Colombia se convirtiera en Venezuela”, agregó Trump. “La razón por la cual no lo respalda es porque Biden es una marioneta corrupta de la izquierda radical. Yo siempre respaldaré la democracia colombiana y apoyaré a su gente maravillosa”.