Por ese hecho, el pasado tres de septiembre, Pérez recibió miles de críticas en redes sociales. Varias personas rechazaron sus palabras (“Mabel Lara, la mamerta periodista que retornará a Cali a vender chontaduro”) contra la presentadora y las catalogaron como una forma de discriminación.

En menos de dos semanas después, el mismo hombre denunció en su cuenta de Twitter que su hijo sufrió un acto de discriminación laboral en un centro comercial de Bogotá por el simple hecho de ser de la Costa Caribe.

Pérez Villa señaló que el establecimiento, al conocer la procedencia de su descendiente, no le recibió la hoja de vida al joven durante una convocatoria de empleo.

De inmediato, usuarios de la red social le recordaron las palabras que él le envió a la periodista y calificaron la situación como un karma (energía derivada de los actos de un individuo durante su vida, según la RAE).

Por ello, citando sus propias palabras y de manera jocosa, muchos le escribieron que le recomendara a su hijo que comenzara a vender chontaduro como forma de empleo.

Estos son algunos de los comentarios que causó la publicación de Gregorio Pérez: