El reporte del sistema Transmilenio indicó que los manifestantes eran vendedores informales que se tomaron el sector de la Avenida Jiménez con Caracas, y que afectaron el paso de los buses. Cerca de las 2:00 p.m. la compañía reporto paso con normalidad.

El bloqueo, según la información, era en ambos sentidos, por lo que la empresa dejó de atender las estaciones Las Nieves, San Victorino y Museo del Oro.

“Se realiza retorno en el interconector de la Calle 26 y Tercer Milenio; los servicios HK54 y LK10 por la Calle 6 y NQS en los dos sentidos”, dijo Transmilenio.

La molestia de los comerciantes tiene que ver con las nuevas restricciones que impuso la Alcaldía de Bogotá para frenar la ola de contagios, y dentro de esas medidas está la de suspender los madrugones para evitar aglomeraciones.

Portafolio dialogó con varios comerciantes de la zona de San Victorino y todos coinciden en que las drásticas medidas afectan, principalmente, al comercio formal, ya que es allí en donde se siente el mayor impacto.

“Fueron 9 jornadas que no se hicieron. Normalmente, no solo participan los comerciantes de San Victorino sino 11.500 famiempresas – de 25 bodegas- que solo trabajan esos días (miércoles y sábado)”, comentó Yansen Estupiñán, gerente del centro comercial GranSan.

No obstante, los vendedores y dueños de estos locales acataron las normas y suspendieron sus madrugones, pero acordaron, según Estupiñán, que si la situación persiste luego de estas dos semanas que vienen “tomarán acciones”.

Por ahora, el reporte es de normalidad en el centro de la ciudad, ya que desde el pasado jueves se han presentado manifestaciones debido a la orden de cuarentena estricta en 9 UPZ de las localidades de Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Usaquén.