La significativa subida en el nivel de las aguas provoca la disminución de la velocidad de los conductores, lo que también causa un represamiento vehicular, principalmente en el sentido norte-sur, de ingreso a la capital.

A esto se suma el hecho de que este lunes por la mañana todavía se presenta el retorno de viajeros que salieron de Bogotá por las vacaciones de Semana Santa.

El trancón se extiende desde La Caro hasta prácticamente la entrada a Bogotá. Conductores atrapados sostienen que se demoran hasta dos horas para salir del trancón.

Para superar esta situación, que se presenta desde las horas de la noche de este domingo, se espera que las aguas se filtren o se evaporen en su proceso natural, y que las autoridades piensen en soluciones definitivas ante un problema que es recurrente en las temporadas de lluvias, pero al cual no se le ha dado una salida efectiva.

@Ricard_Ohh