Precisamente los traficantes aprovechan la situación actual por cuenta del coronavirus para introducir drogas en tapabocas, máscaras de protección e insumos médicos que van en aviones de carga, y agentes antinarcóticos tienen que acudir a herramientas tecnológicas o a guías caninos para detectar el alcaloide, según dijo el comandante de esa unidad, coronel Wilson Ramírez, en CM& Noticias.

“Las organizaciones dedicadas al narcotráfico siempre están buscando la manera de sacar ese tipo de sustancia hacia el exterior”, aseguró el oficial en el noticiero, y explicó que desde que se cerró El Dorado hasta la fecha se han incautado unos 20 kilos de coca, 240 de marihuana y 180 de drogas sintéticas.

Pese a que los elementos de bioseguridad son los más apetecidos para traficar droga en este momento, la Policía también le tiene puesto el ojo a las encomiendas, pues allí ha encontrado cremas, productos para piscina, tarros de silicona y cerámicas repletas de marihuana y cocaína.

Es tal la agudeza de los delincuentes que intentaron pasar droga oculta en una olla arrocera y en cajas de Zucaritas, pero los perros antinarcóticos no se comieron el cuento y olfatearon el cargamento.

Basta con revisar las redes sociales de la Policía en Colombia y de autoridades aeroportuarias aliadas, como de la Interpol, para hacerse una idea del ingenio criminal de los traficantes ahora que se les dificulta usar mulas.

Pero la Policía es consciente de que, pese a los controles estrictos que maneja, es posible que alguno de esos envíos se pueda filtrar, y por eso el coronel Ramírez aseguró, en el noticiero, que se están reforzando estos operativos ahora que empiecen los pilotos de vuelo.

También, dijo, se están revisando al detalle los equipajes de viajeros que se están moviendo en vuelos humanitarios como consecuencia de la pandemia.