El fuerte ruido hizo que una mujer de la tercera edad se levantara rápidamente a investigar qué había pasado; la sorpresa se la llevó cuando vio al toro de más de 400 kilogramos en la sala de su casa, ubicada en el barrio Morro Rico de la capital de Santander, de acuerdo con Noticias Caracol.

“Sentí un estruendo y dije: ¡Uy, virgen santísima, ¿qué pasó?! Y ahí me di cuenta que cayó el animalito”, dijo Josefina Núñez al noticiero.

Según contó otra residente de la vivienda, el toro de 14 meses de edad generó pérdidas por una suma de 4’000.000 de pesos, cifra por la cual no quiere responder en su totalidad el dueño del animal, quien ofreció solo 400.000 pesos a la familia.

“Partió el televisor, el mueble, golpeó la nevera, partió el comedor, el lavamanos y la tapa de la lavadora”, manifestó la joven, que aseguró que la remuneración que están prometiendo no les alcanza.