Para lograr esta reducción, el Distrito inyectó más de $ 28.000 millones con el objetivo de atacar esta problemática, señaló la entidad en un informe.

El Distrito había dicho que el número de niños víctimas de trabajo infantil era de 169.000 en el año 2014, informó El Espectador. Por lo que si se le restan los 92.000 niños que ya no están trabajando a esa primera cifra, se evidencia que aún hay cerca de 77.000.

Se considera trabajo infantil cuando los niños hacen cualquier tipo de actividades laborales o cuando acompañan a los adultos en labores como ventas ambulantes, plazas de mercado, talleres y lavaderos de carros, indicó el diario.

El periódico mencionó que esto ocurre cuando hacen tareas como esta durante más de 15 horas semanales o se destina ese mismo lapso de tiempo en el cuidado de personas.

Para reducir el índice de menores trabajando, el Distrito pensó en varias estrategias orientadas a la articulación de entidades distritales y gubernamentales, señaló la Secretaría de Integración Social en el informe.

Una de ella es la ‘Ruta para la prevención y erradicación del trabajo infantil ampliado’ que tiene el “objetivo de vincularlos al sistema de educación, salud, cultura, recreación y deporte”, dijo la entidad.

La Secretaría de Educación que identificó a más de 7.000 niños entre los años 2016 y 2018 para brindarles acompañamiento y garantías en su proceso de formación, comentó integración social.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) dijo en un comunicado que en el último año identificó y atendió a 6.541 niños que eran víctimas de trabajo infantil en el país, restableciendo sus derechos con las entidades que conforman el sistema de la entidad.

De esa cifra, 1.633 niños, niñas y adolescentes se encontraban en la ciudad de Bogotá.