Su considerable profundidad, de unos 150 kilómetros, hizo que no se sintiera demasiado en otras regiones del país, pero sí de manera significativa cerca al epicentro, en el municipio de Los Santos.

El evento ocurrió hacia la 1:45 de la madrugada, pero en redes sociales se multiplicaron los reportes de santandereanos que dijeron haberse despertado por el remezón.

Muchos quedaron alerta después de que el pasado lunes 1 de marzo se registrara un temblor de 5,1 grados de intensidad con epicentro en Antioquia, el cual se sintió de manera importante en varias partes del país.

Fue uno de los más fuertes que se hubieran registrado en Colombia desde hace un tiempo, y alcanzó a dejar un muerto en Medellín y algunos daños materiales en el eje cafetero.

No obstante, desde ese evento la actividad sísmica se había mantenido tranquila este martes, solo con un pequeño temblor de 3,3 grados con epicentro en Zapatoca, Santander.

Hasta el momento no se registran daños materiales ni víctimas.