A través de un comunicado, publicado por Blu Radio, el restaurante, ubicado en el norte de Bogotá, corroboró la denuncia que una comensal, identificada como Camila Besada Lombana, hizo a través de redes sociales.

La joven escribió en su cuenta de Facebook que estaba celebrando su grado en el restaurante Salvaje cuando, al parecer, hubo un altercado con personas de otra mesa que desencadenó en que un hombre, al que ella también señala de acosarla en repetidas ocasiones, le diera dos puños en la cara a su mamá.

Según denunció Besada Lombana, al parecer el hombre es un cliente frecuente del restaurante Salvaje por lo que, cuando llegó la Policía para llevárselo a un CAI, un mesero lo ayudó a escapar.

Al respecto, el restaurante reconoció, de acuerdo con la emisora, que “se presentó una situación de irrespeto que terminó en agresión física de la cual fue víctima una de nuestras visitantes”, y que uno de los meseros, al parecer con complicidad de otros empleados, ayudaron a escapar a uno de los involucrados “sin conocimiento del restaurante”.

“Las personas que participaron [en la huida del señalado] fueron despedidas de la empresa, tan pronto como las ayudas audiovisuales nos permitieron determinar su actitud”, dijo Salvaje, según citó el medio.

Asimismo, el establecimiento dijo tener “tolerancia cero” con cualquier “acto que pueda ir en contra” de las políticas empresariales, y puso a disposición de las víctimas y de las autoridades los recursos tecnológicos para que puedan tomar medidas contra el agresor.