El pequeño, de 3 años, fue rescatado gracias a la denuncia de los vecinos de la vivienda arrendada (en Madrid, Cundinamarca), quienes llamaron a la Policía después de escuchar al niño llorar y pedir auxilio, informó Noticias Caracol. 

“Los vecinos llaman al cuadrante y a la Policía de Infancia; ellos llegan a este lugar, encuentran una habitación completamente desordenada y al niño amarrado de sus manos a una cama”, detalló la coronel Janneth García, subcomandante de servicios especiales de la Policía, en diálogo con ese medio.

Al parecer, los padres dejaban al niño amarrado todo el día mientras ellos se iban a trabajar. Pero los maltratos no acababan ahí, sino que aparentemente también cortaban al niño con vidrios y no le daban comida. 

“El niño manifiesta que el padrastro, cuando se enojaba, usaba un vidrio para cortarle su brazo”, agregó la coronel García, en conversación con Blu Radio. 

Al pequeño, que fue hallado en estado de desnutrición avanzada, se le encontraron varias lesiones que ya habían sanado, así como rasguños en la cara y brazos y problemas psicológicos a causa del maltrato constante, apuntó la oficial, en esa emisora. 

Los padres, que podrían enfrentar una pena de entre 8 y 15 años de cárcel, manifestaron a las autoridades que dejaban al niño amarrado porque era “demasiado inquieto e hiperactivo”, añadió García, en Noticias Caracol. 

Entre tanto, el niño quedó bajo custodia de sus abuelos maternos y con el acompañamiento constante del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), agregó ese noticiero.

Finalmente, la coronel García hizo un llamado a la comunidad para proteger a los niños y recordó, en ese canal, que en lo corrido del año se han recibido más de 8.000 denuncias por violencia intrafamiliar, en Cundinamarca.

Este es el informe de lo ocurrido, presentado por Noticias Caracol: