En ese momento, relató la sobreviviente al diario El País, de Cali, salió el Neehwesx Cresencio Peteche hacia la vereda La Luz, del municipio de Toribío, Cauca, para rescatar a los retenidos, y, minutos después, él los llamó para solicitar refuerzos.

En un carro salieron todos los que estaban en la reunión, continuó relatando la sobreviviente en el medio, y cuando llegaron al lugar estaban dos carros parqueados. Lograron rescatar a los secuestrados, dice ella, pero cuando notaron que los hombres estaban armados, hasta con granados, se reunieron para decidir cómo proseguir.

“Estábamos en esa situación de la conversa para ver qué más hacíamos cuando de un momento a otro nos empezaron a disparar de todas partes. En el punto de la balacera hay tres lomas que están alrededor, y dentro de esas tres lomas, lo que sentimos fue que nos dispararon de todas partes”, manifestó Taquinás.

La líder indígena le contó al medio que fue ahí, cuando estaban en medio del fuego, que miembros del grupo armado “fusilaron” a dos de los guardias. Y entre el cruce de balas, terminaron falleciendo otros dos guardias y la gobernadora Cristina Bautista, que quiso a ayudar a uno de los guardias.

Ella, junto con otros líderes, se salvó, contó en el periódico caleño, porque no salió del carro.

“Realmente fue un momento en el que todos quedamos en el fuego cruzado. Cinco quedamos dentro de un vehículo porque no podíamos salir. Empezando que la guardia que nos acompañaba se resguardó alrededor del vehículo. No podías salir, ni arrancar porque los atropellábamos a ellos”, señaló.

De acuerdo con el reporte que entregaron las Fuerzas Militares, los hechos se habrían dado en retaliación por la retención de tres hombres por parte de la guardia indígena, conocidos con los “alias de ‘Barbas’, ‘Chinga’ (hijo de alias ‘Indio Amansador’, encargado de la Estructura 6), y ‘Javier’, coordinador de la columna ‘Jaime Martínez’”, que los delincuentes terminaron rescatando.