La vicepresidenta señalaba en ese entonces que “todos necesitan opciones de transporte”, y calificaba de “absurdos” las agresiones que sufrieron los conductores y los carros que trabajaban con Uber.

“El gobierno siempre tiene un trino para cada ocasión”, escribió el periodista De Bedout, que revivió el trino de Ramírez luego de que la aplicación de transporte anunciara su retiro de Colombia por orden de la Superintendencia de Industria y Comercio.

Y es que no es la primera vez que a la vicepresidenta (y al Gobierno de Iván Duque en general) le critican que antes haya desacreditado medidas, que ahora son aplicadas.

Un claro ejemplo es el de las manifestaciones que se hicieron a partir del paro nacional del 21 de noviembre. En ese contexto, a la funcionaria le reprocharon que, en 2015, condenaba los ataques de la fuerza pública venezolana a los jóvenes que protestaban, y cuando el joven Dilan Cruz fue herido letalmente por un artefacto del Esmad, en una manifestación pacífica en el centro de Bogotá, defendió al escuadrón antidisturbios.

Asimismo, cuando ella celebró que el aumento del salario mínimo fuera del 6 %, le recordaron un trino en el que decía que “la gente no come con argumentos técnicos”, criticando el incremento que el sueldo básico tuvo para el 2011.

Cabe mencionar que, con respecto a la suspensión del servicio de Uber en Colombia, Ramírez no hizo ningún pronunciamiento. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo sí se defendió diciendo que la aplicación no estaba cumpliendo con las reglas de juego para prestar el servicio de transporte público.