“Con estos buses viejos hay un compromiso de chatarrización y de desintegración, con los que se reemplazan los nuevos buses troncales que compramos. Serían 1.160 buses que empiezan a salir y que ya cumplieron su vida útil”, dijo la gerente de Transmilenio, María Consuelo Araújo a Caracol Radio.

Los articulados ya no serán usados para el transporte de pasajeros y el proceso de desintegración será responsabilidad de los operadores en conjunto con Transmilenio, afirma la emisora.

Por su parte, la nueva flota de 1.441 buses comprenderá en un 67 % a vehículos biarticulados y el 33 % restante será de articulados, informó Transmilenio.

Teniendo en cuenta esas cifras, la nueva flota no solo reemplazará los 1.100 buses desintegrados, sino que se ampliará con más de 280 buses adicionales.

Se estima que los nuevos vehículos de Transmilenio iniciarán operaciones “en más de 15 días”, manifestó el pasado miércoles la cuenta de Facebook Info SITP Bogotá.