La solicitud del senador Gustavo Petro es, puntualmente, para que el minsalud use “el arriendo que la Nación tiene del San Juan de Dios de Bogotá y donde están las redes de oxígeno, hoy en el Cancerológico, para que sea dispuesto inmediatamente en función de enfermos de COVID-19”, escribió el congresista en Twitter.

Por esa misma vía, el ministro Ruiz le hizo saber que “dicho predio está ahora en manos de la Empresa de Renovación y Desarrollo Urbano del Distrito”, y que el Instituto Nacional de Cancerología “devolvió el 71% del inmueble”.

Con esa aclaración, el funcionario le recomendó al senador “dirigir su solicitud” a esa empresa distrital, pues la renovación del San Juan de Dios es un proyecto que hoy lidera la alcaldesa Claudia López.

De hecho, Petro y López tienen diferencias por ese proyecto, y el senador amenazó con denunciarla si llega a demoler el hospital que él tanto ha defendido. Además, el senador hizo un llamado a su bancada y la izquierda en general para hacerle oposición a la mandataria capitalina, pues ella prometió que en unos tres años en este predio se construirá “el mejor hospital de Bogotá”.

Pero esta “pelea” con López, dice La Silla Vacía, podría ser parte de la estrategia del senador en su aspiración para la campaña presidencial de 2022, y por insiste en que se debe reabrir ese hospital.

La reapertura del San Juan de Dios, dice ese medio, “es uno de los principales símbolos de la lucha popular de Petro porque la salud sea pública, y una bandera principal desde su Alcaldía entre 2012 y 2015. Pero en su propósito por mover agenda con ese tema e intentar minar a una mandataria que representa el centro que es su contradictor, está diciendo más de una imprecisión”.