Ambos canales se habían negado a emitir la pieza publicitaria paga, solicitando a la organización RedPaPaz que suministrara soportes científicos que sopesaran las advertencias que incluye su comercial, informó Caracol Radio.

Según ellos, el contenido “era polémico y podía generar prevención y rechazo de los anunciantes de productos comestibles ultraprocesados”.

En ese sentido, el alto tribunal dio la razón a la tutela interpuesta por los promotores de la campaña, explicando que estarían imponiendo un requerimiento que ni siquiera piden a otros anunciantes cuando sostienen que sus productos tienen propiedades nutritivas. Al pedir esa información, en cualquiera de los dos casos estarían incurriendo en censura previa, indica ese medio.

Pero la Corte no se quedó ahí. La revista Dinero añade que también pidió a la Autoridad Nacional de Televisión “implementar estrategias pedagógicas que promuevan el pensamiento crítico respecto a la información que se presenta, buscando de esta forma proteger a niñas, niños y adolescentes”.

De acuerdo con la sentencia, campañas como esta son un “paso fundamental para detener los altos índices de obesidad y sobrepeso en la población infantil y adolescente“, detalla esa revista.

Caracol reseña que el Consorcio de Canales Nacionales y Privados fue el que más peros puso a su emisión, pese a que sí lo aceptaron otros de televisión por cable como Fox, Discovery Channel, History Channel, National Geographic, A&E, Cinecanal, Cinemax, FX y Home & Health.

Tras conocerse el fallo, esa entidad aseguró que estaban obligando a los canales a emitirlo contra su voluntad, “lo que se traduce en una dictadura”, agregó Dinero.

Este es el comercial en cuestión: