En una alocución que hizo este martes desde la Casa de Nariño, el presidente destacó que en general las movilizaciones han sido pacíficas y que “son unos pocos los que buscan pretextos y prejuicios para destruir y dañar”. Además, dijo, su gobierno rechaza “la violencia que se escuda en justificaciones políticas”.

Además, comenzó a orientar su mención hacia las Fuerzas Armadas y de Policía señalando que en una democracia “se puede alzar la voz pero no se puede empuñar el arma para callarla”.

(Lea también: Residente se unió a ‘live’ desde Cali para mostrar excesos de policías y promete ir a ONU)

En los primeros instantes, el jefe de Estado halagó a la Fuerza Pública pues, dijo, la vida es su “visión fundamental”. En su discurso, Iván Duque se balanceó entre los extremos de pedir respaldo y exigirle que respete los derechos humanos:

“Al mismo tiempo que exigimos de ella el mayor rigor en el cumplimiento de su función constitucional y la observancia de todas las obligaciones frente a los derechos humanos, nos permite decir que el deber de todos es rodearla”.

En cuanto al apoyo, añadió que “la ciudadanía debe reconocer su labor, ser su aliada en la lucha contra la delincuencia sin renunciar a la denuncia de ningún abuso en caso de presentarse“.

Y continuando el escenario de los excesos de autoridad, añadió: “Como presidente y comandante de las Fuerzas Armadas, si se llega a presentar una actuación fuera del marco de la Constitución que afecte los derechos de las personas, no lo aceptaré de ninguna manera“.

Y antes de pedir un diálogo nacional, dijo que su gobierno “impulsará todas las investigaciones internas y con los organismos de control”.

Esta fue su intervención: