La situación que vive Colombia en medio del paro nacional convocado por diferentes sectores toma por momentos ribetes de descontrol, al punto de que en los cinco días que pasaron después del 28 de abril (día de la convocatoria) ya se contaban 17 muertos y unos 800 heridos.

Ni el retiro del proyecto de reforma tributaria del Congreso (una de las causas de la protesta) ni la renuncia del ministro de Hacienda que la impulsó, Alberto Carrasquilla, desactivaron las manifestaciones que, por el contrario, parecen extenderse y hasta degradarse en actos de violencia y vandalismo generalizado.

Una de las ciudades que más a sentido esa situación es Cali, en donde el alcalde, Jorge Iván Ospina, alerta sobre una nueva situación que estaría viviendo Colombia. Su ciudad, asegura, “está bajo ataque”, pero lo mismo les podría ocurrir a los otros grandes centros urbanos del país.

Para Ospina, la “doctrina de guerra” que afecta hoy a Colombia ha tenido dos momentos claramente distinguibles: uno, en noviembre de 2019, y otro que tiene lugar hoy.

Se trata de una doctrina “orientada a provocar la anarquía, a fracturar la institucionalidad, a fracturar los conductos normales para resolver los problemas, en la intención de dañar, violentar derechos humanos y violentar dignidades de personas y romper los ejercicios de liderazgo naturales, ciudadanos, cívicos e institucionales”, explicó el mandatario caleño en Caracol Radio.

También sostuvo que ha preguntado en sucesivas ocasiones quién está detrás. Lo ha hecho a la Fiscalía, al Ejército, a la Policía, y que incluso hoy le hizo la misma pregunta a organizaciones internacionales.

Esta situación de villanía que hoy nos estamos encontrando, de la agresión y de la violencia artera, tiene que ser diferenciada muy claramente de jóvenes que adelantan reclamos, que convocan a la sociedad a encontrarle respuestas a su situación, no solo en Cali, sino en todo el territorio nacional”, aclaró Ospina en la emisora.

(Lea también: Casi llorando, alcalde de Cali dice que joven muerto en protestas era su familiar)

El alcalde de la capital del Valle reclamó mucha más investigación de las autoridades. “Necesitamos ya, imprescindible, que exista inteligencia. A mí no me digan que no se sabe quién financia de manera artera a los motociclistas que están dañando. A mí no me digan que no saben todavía por qué tienen planos, milimetría de Cali y actúan sobre centros comerciales en horas de la noche, cuando insistimos permanentemente que deben ser protegidos”.

“Y a mí no me digan que no hay una acción muy organizada, incluso me atrevería a decir que, con motores de redes internacionales, llevando a la ciudad de Cali al incendio”, dijo con vehemencia.

En ese punto hizo un llamado a otras ciudades. “A los alcaldes de Bogotá, de Medellín, de Cartagena, de Barranquilla, de Bucaramanga, esto puede continuar en sus ciudades. Necesitamos todos juntos entender esta situación. Invito a que vengan a Cali, invito a que nos ayuden con solidaridad a resolver este asunto”.

A este respecto, la periodista Darcy Quinn aseguró que algunos fabrican videos que están circulando por redes “para generar miedo”.

“¿Quiénes están detrás de esto? ¿Quiénes están financiando?”, se preguntó, y respondió: “Yo me he puesto a averiguar y lo que me dicen las autoridades es que son células urbanas de las disidencias [de las Farc], que por supuesto están financiadas desde países extranjeros, desde Venezuela”, enfatizó.

“Esa es la información que muchos además lo saben, pero no lo dicen. No se atreven a decirlo, pero eso es lo que está pasando, y esa es la información que tienen hasta el momento: que están tratando de generar caos, desorden, dentro del país”, concluyó Quinn.