Así lo confirmó a Pulzo el equipo de prensa del Invima, que aseguró que contrario a lo que la empresaria dice en su cuenta de Instagram, las pruebas a las que les hace publicidad no tienen el registro de la entidad ni visto bueno de importación, o por lo menos no con el nombre que aparece en la caja que se muestra en el video que publicó ella.

Aunque Elizabeth señala que son solo para “ventas institucionales” y en varios comentarios les respondió a sus seguidores que lo hace para que alcaldías, gobernaciones y hospitales puedan adquirirlas ya que están “agotadas a nivel mundial”, lo cierto es que ahí viola otra normatividad: hacer publicidad a productos que no son de venta libre.

“Los únicos que pueden hacer esta promoción son los de venta libre. Este claramente no lo es”, le detalló a este medio el equipo de Invima.

La nueva información que comparte la ‘influenciadora’ en su cuenta en la red social levanta una vez más la alerta de su irresponsabilidad con los contenidos que tienen que ver con el COVID-19, pues en el pasado ya había asegurado que los únicos tapabocas que sirven para prevenir el contagio del virus son los de filtro N95, cuando estos son solo para trabajadores de la salud.

Aunque Elizabeth Loaiza puso su cuenta privada luego de que se publicara este artículo, perfiles como @mapadefamosos rescataron el video en cuestión, como se puede ver a continuación, seguido de algunos de los intercambios de mensajes que tuvo con los seguidores que cuestionaron su ‘post’: