Esta problemática fue revelada por Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, a Noticias Caracol. 

El noticiero habló con algunas víctimas de esta explotación y rescató varios testimonios, entre ellos el de Juliana, una mujer que se dedica a la prostitución desde que era niña.

De acuerdo con Juliana, los clientes les pagaban dependiendo del tiempo que se quedaran en las fincas, y que normalmente se escapaban de sus casas y del colegio para asistir.

“Escriben:‘Necesito niñas de tal manera o necesito una niña para tales horas, me pueden enviar fotos y ya la que el cliente escoja’”, contó Juliana al mismo medio.

Por su parte, Valentina, otra víctima de la explotación sexual, afirmó al noticiero que nunca saben con quién van a estar antes, y que en esas fiestas se consumen drogas.

“Me encuentro con todo lo que menos me gusta, que las drogas, que la fiesta y que las armas. A uno solamente le toca tragar y lo que se tenga que venir”, indicó Valentina al informativo.

Según Noticias Caracol, en lo corrido del año se han logrado capturar 20 personas por este delito y se han rescatado 60 niños y niñas de la explotación sexual.

A continuación, el informe completo sobre la prostitución de menores en Medellín: