El acuerdo 01 fue aprobado por el concejo municipal de Salento el 27 de febrero de este año, y sancionado por el alcalde Juan Miguel Galvis, y buscaba poner freno a la minería a gran escala en esta población y garantizar la defensa del territorio, informó Crónica del Quindío.

No obstante, la iniciativa fue enviada a la Gobernación del Quindío para su revisión, y según ese medio la decisión que tomó el gobernador Carlos Osorio Buriticá fue dejar el tema en manos del Tribunal Administrativo (TAQ).

Allí, el acuerdo fue invalidado y muchos de los que promovieron esta iniciativa se mostraron en contra de la decisión al considerar que le “abre las puertas a la minería en Salento”.

Eso sí, el gobernador Osorio Buriticá emitió un comunicado en el que se libra de cualquier responsabilidad, le deja todo el peso de la decisión al Tribunal y muestra su “rechazo total a la megaminería en el Quindío”.

Pese a las explicaciones del mandatario, el fallo del TAQ desató una ola de críticas en redes sociales por parte de quienes consideran que “hasta ahí llegó Salento” si la minería entra por la puerta que le acaban de abrir.

Estas fueron algunas reacciones al respecto: