Gaviria y Sandoval coincidieron en ese tema durante un conversatorio de la Filbo 2020, citado por RCN Radio, en el que se señaló que el modelo tradicional a la hora de enseñar muestra fisuras.

En ese sentido, el rector de la Universidad de los Andes indicó, de acuerdo con el medio, que “en este momento las notas no importan. Lo importante es transmitir conocimiento, experiencias, conversar mejor, aprender todos juntos, sin la presión de la nota”.

El directivo ya había hecho referencia a la dificultad que implica, tanto para maestros como estudiantes, una calificación a distancia y en su momento señaló, según Semana, que este era el momento propicio para “valorar las motivaciones intrínsecas que existen de aprender y cursar una materia, más allá de una nota”.

Por lo mismo, Los Andes hizo un cambio en el sistema de calificación para el primer semestre del 2020, en el que los docentes deberán dar una nota cualitativa (aprobado o reprobado).

Sandoval, por su parte, dijo en el conservatorio que es la oportunidad para renovar el sistema de educación, aunque considera que esto también podría ser una salida “facilista” para estudiantes, aseguró la emisora.

“Este es un momento viable para que las notas desaparezcan, porque estamos de alguna manera ejerciendo una forma de educación para la cual ni estudiantes ni maestros estábamos preparados”, opinó el profesor de la Sabana, de acuerdo con la frecuencia radial.

Un reciente estudio de la Universidad Javeriana, publicado por El Tiempo, señaló que el desempeño y las calificaciones de los estudiantes iban a caer en pruebas estandarizadas, por la educación a distancia que vienen practicando por la crisis del coronavirus.

Al respecto, el estudio recomendó “crear un plan de reposición de clases en el segundo semestre del año o en el siguiente año escolar que garantice el cumplimiento de los objetivos mínimos de aprendizaje“, citó el diario.