Esta determinación le da al Ministerio Público la competencia para desplazar a otra autoridad para que inicie o adelante procesos por los mismos hechos.

La Procuraduría abrió una indagación “con la que busca establecer e individualizar la participación que habrían tenido durante el operativo miembros de la Policía Nacional adscritos al cuadrante 47 del CAI de Villaluz, en la localidad de Engativá, y el trato que se la habría dado al ciudadano una vez fue conducido en una patrulla de la institución”, informó en un comunicado.

Además, ordenó la práctica de pruebas con la finalidad de identificar a los uniformados que participaron en la inmovilización del ciudadano Javier Ordóñez, así como del uso que se dio en el operativo a la pistola ‘taser’.

Para la entidad, los hechos justifican el inicio de una indagación preliminar, con el fin de determinar la ocurrencia de la conducta, que terminó en graves disturbios en Bogotá, durante la tarde-noche de este miércoles.

Además, buscará establecer si se encuentra “prevista como falta disciplinaria, los posibles autores de la falta y si se actuó bajo el amparo de una causal de exclusión de responsabilidad disciplinaria”.