Los llamados a testificar en la audiencia de juzgamiento disciplinario son: dos generales en retiro, cinco coroneles, tres mayores y un teniente; además de dos suboficiales, detalló la Procuraduría en un comunicado 

Estas personas hacen parte de la jefatura del Estado Mayor Operaciones, el Comando de Apoyo Inteligencia Militar, el Comando Brigada No. 1 de Inteligencia Militar y los batallones de Ciberinteligencia, Inteligencia Militar No. 4 y Contrainteligencia de Seguridad, añadió la información.  

En el juicio disciplinario deberán responder por la forma en la que se recolectó la información personal de periodistas nacionales y extranjeros, integrantes de organizaciones sindicales, ONG, políticos y congresistas, indicó esa entidad. 

De acuerdo con el Ministerio Público, se buscará establecer si se desconocieron “los requisitos y límites que fija la Ley de Inteligencia” ante el respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos.  

La Procuraduría también solicitó al Ministerio de Defensa, como medida cautelar, que en un término de 5 días informe “las acciones adoptadas o por adoptar de manera inmediata” para restringir el perfilamiento de personas que no sean consideradas “objetivos legítimos” 

Ante la gravedad del escándalo de las chuzadas que estalló el pasado primero de mayo, el general Eduardo Enrique Zapateiro, comandante del Ejército Nacional, manifestó en diálogo con Noticias RCN que los perfilamientos están totalmente fuera de la ley, y que quienes incurrieron en ellos cruzaron “líneas rojas que no puede pasar la inteligencia”.  

Zapateiro le contó a ese informativo que desde las filas se ha adelantado una operación de contrainteligencia llamada misión ‘Bastón’ para poder “detectar, prevenir y neutralizar” amenazas internas por parte de los mismos uniformados del Ejército.