El mayor Jefferson Fabián Tocarruncho y el sargento Wadith Velázquez son los dos policías que fueron capturados y acusados de “violación ilícita de comunicaciones”.

El día de su captura, el viernes pasado, se dijo que ambos habrían aprovechado sus cargos para incluir los números de otros policías dentro de la investigación de José Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández. Este lunes se conocieron algunas versiones que explicarían esas órdenes, pero que terminan generando desconcierto en vez de aclarar la cuestión.

Uno de los primeros fue el de Frank Beltrán, uno de los investigadores a los que se le ordenó interceptar a presuntos “sicarios y traficantes” de la organización criminal del narcotraficante ‘Marquitos’ Figueroa. De acuerdo con Blu Radio, él se percató de que Velásquez había incluido los números de cinco compañeros de la institución en Cali después de que se rumorara que “se habían robado unos dineros en allanamiento”.

Beltrán incluso pidió que se cancelara la vigilancia a esos números cuando se dio cuenta de quiénes se trataba, pero el sargento se negaba y decía que eran órdenes de Tocarruncho. Incluso agregaba que la razón es que habían sido mencionados por José Carlos García Cataño, alias ‘la Penca’, uno de los testigos clave en el caso por el que investigaban originalmente al ‘Ñeñe’, indica esa emisora.

Esa causa, por la que Hernández venía siendo interceptado, era el asesinato de Óscar Rodríguez, hijo de Carlos Rodríguez, un sastre que aparentemente había discutido con el ganadero al cobrarle una vieja deuda poco antes de que ocurriera el crimen. Durante esa investigación, Miguel Ángel del Río, abogado de las víctimas, se percató de que se hablaba de posibles delitos electorales, lo que dio origen a la ‘Ñeñepolítica’.

Yefferson Santiesteban, uno de los agentes que habría sido chuzado, contó a La W que los habían intervenido “para saber si estos habían robado un dinero de un allanamiento en Cali”, e incluso asegura que “les dijeron que si confesaban el robo no los procesarían”.

Él también se manifestó seguro de que sus números “no los suministró alias ‘la Penca'”, sino que cree que fueron sus compañeros “para darle celeridad al caso de Cali”.

Sin embargo, ‘La Penca’ dijo a El Tiempo que sí fue él quien suministró los números: “Fui yo quien les suministró el celular del ‘Ñeñe’ y de otros miembros de la organización. Luego supe que eran policías”.

García también explicó por qué lo hizo: “A mí me dieron esos teléfonos miembros activos de la organización de ‘Marquitos'”, afirmó, e incluso detalló que tenían apodos como “el ‘Caleño’, el ‘Rolo’ y el ‘Mono'”.