Las secretarías de Salud de Córdoba, Risaralda y Santander, al igual que los hospitales Amigos de la Salud de MonteríaClínica Foscal de Bucaramanga y la Clínica Comfamiliar de Pereira, donde no aparecen 4 vacunas contra la COVID-19, deben dar explicaciones al Gobierno, de acuerdo con Caracol Radio.

Específicamente, dice la emisora, las entidades mencionadas deben decirle a la Superintendencia de Salud, en menos de 24 horas, los controles que están haciendo para evitar irregulares en el plan de vacunación y los criterios que tuvieron para crearlo.

La Supersalud toma esta decisión por el caso del cirujano plástico que se vacunó, pese a que no estaba en la primera línea (caso que sucedió en la Clínica Foscal de Bucaramanga), y por el del gerente de la clínica Amigos de la Salud de Montería, que metió entre la población prioritaria a dos cirujanos que no cumplían con los requisitos del Gobierno para ser vacunados en la primera fase.

Además de esa medida, el superintendente de Salud, Fabio Aristizabal, anunció en el programa ‘Prevención y acción’ que ya hay 12 equipos para hacer inspección y vigilancia del proceso de vacunación en todas las regiones del país.

Mientras tanto, la Contraloría y la Procuraduría también hacen sus respectivas investigaciones para esclarecer qué pasó con 15 dosis contra la COVID-19 que no aparecen