La información que entrega La Nación es que cuando los policías, un intendente y un patrullero, exigieron a un grupo de jóvenes que estaba en la calle que se entrara a su respectiva casa, la respuesta fue de agresividad por parte de quienes violaban la orden de aislamiento.

Fue así, dice el diario local, como se desató una pelea en el lugar y varios jóvenes atacaron con palos y piedras a los uniformados, siendo el intendente el más golpeado.

“Fue atacado con puños y patadas, mientras que el patrullero recibió una herida en el brazo con arma blanca”, detalla el medio local.

En medio de trifulca, La Nación dice que al intendente “le fue hurtada el arma de dotación”, pero que en la reacción de los demás policías lograron encontrarla.

El coronel Héctor Ruíz, comandante operativo de la Policía Metropolitana, dijo en Blu Radio que los revoltosos “amenazaron al personal uniformado” con la misma arma que se habían robado, y que por eso fue necesaria la intervención del Esmad.

Al final, los dos policías fueron trasladados a un hospital mientras que en el operativo se capturó a un hombre de 26 años, que tendrá que responder por la agresión a los policías y por el delito de asonada.