En la grabación, que difundió Semana, se observa a un patrullero de la Policía que baila junto con una mujer en un bar, y la revista llamó la atención sobre que el policía estaba uniformado y portaba su arma de dotación en la fiesta.

“Al policía parece no importarle el escenario, ni que sea objeto de atención”, cuestionó ese medio, que identificó al uniformado como el subcomisario Miguel Ángel Mayorga, “actual comandante de la estación de Policía en Tabio”.

La información apunta a que el patrullero, antes de asumir este cargo, se desempeñó como comandante en Tenjo (Cundinamarca), y que precisamente allí fue en donde dio muestras de cómo baila ‘perreo’ en un bar.

Semana publicó imágenes del uniformado con una botella de cerveza en la mano, dijo que posó “abrazado” con policías que estaban de civil y advirtió que este video “se filtró en una de las épocas más difíciles que atraviesa Colombia por la pandemia de COVID-19”.

La divulgación de este video desató críticas contra el patrullero debido a que ese medio aseguró que, según versiones, al parecer “iba de control por el toque de queda y se quedó” en la fiesta, aunque, hay que decir, en el video no queda claro si la celebración se dio durante las medidas de restricción por el virus o antes de la pandemia.

Policía responde por video de patrullero en bar de Tenjo, Cundinamarca

Esa duda la trató de resolver la Policía Nacional con un comunicado sobre este caso, pues dijo que las primeras indagaciones evidencian que la fiesta era entre policías, que se celebró en una finca en Tenjo y que la fecha se remonta al 31 de enero pasado.

“Según las verificaciones, el video data del día 31 de enero de 2020, fecha en la que se realizó una reunión de integración con motivo de despedida a los señores auxiliares de Policía que terminarían de prestar su servicio”, se lee en el comunicado.

En cuanto a la participación del uniformado, la institución anunció que ya se abrió una “investigación preliminar” para establecer “las circunstancias que originaron dicha conducta”.

Finalmente, la Policía dijo que esta “presunta actuación” de uno de sus hombres “no corresponde a los principios y directrices”, y señaló que la botella que el patrullero sostiene en una de sus manos es, “al parecer, de una bebida embriagante”.

Esta es la grabación por la que la Policía salió a dar aclaraciones.