El hombre fue grabado por un ciudadano que se percató de la forma deshonesta en la que trabaja en la calle, y la denuncia llegó a manos de la Policía. Por eso, uniformados y personal de Control de Espacio Público en Barranquilla montaron un operativo para rastrearlo.

El vendedor fue ubicado sobre la calle 54 con carrera 59, muy cerca de donde lo habían grabado, y los policías procedieron a revisar una bolsa negra en la que ocultaba poco más de 20 gaseosas pequeñas.

Luego de verificar que las botellas no contaban con el sello de seguridad, al hombre le impusieron dos comparendos “por el incumplimiento de los numerales 4 y 12, de los artículos 110 y 140 del Código de Policía”.

Esto es, por comportamientos contrarios al ciudadano y que atentan contra la salud pública en cuanto a consumo.

El Heraldo publicó un video en donde se observa cuando las autoridades detienen al hombre y le revisan los productos que vende.

Y es que en la denuncia que hizo el ciudadano se advertía, de acuerdo con las imágenes, que el vendedor reenvasaba la gaseosa de una botella 3 litros en recipientes más pequeños, y que lo hacía sentado en un andén y de una forma poco higiénica.

Si bien el hombre aseguraba que cada una la vendía a “1.000 pesos”, el testigo lo desmintió y dijo que “las vende a 3.000 pesos, y le saca 10 gaseosas de esas”.

Así las cosas, el vendedor, al que el medio local identifica como Rodolfo Rojas Fuentes, fue detenido junto a su esposa, ya que ella era la encargada de comercializar el producto en un improvisado puesto que tenía en la calle.