La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, confirmó que el pico y cédula se extenderá en la capital del país hasta el próximo domingo 31 de enero.

Esa decisión que tomó la administración distrital se una los anunciadas la semana pasada para contrarrestar los efectos del segundo pico de la pandemia de COVID-19 que se está viviendo a comienzos de este año. Cabe recordar que durante toda esta semana la capital del país tendrá toque de queda nocturno, las localidades de Suba, Usaquén y Engativá permanecerán en cuarentena estricta hasta el domingo, mientras que las de Kennedy, Fontibón y Teusaquillo inician formalmente su aislamiento obligatorio, que irá hasta el próximo 21 de enero a las 11:59 p.m.

En todos los establecimientos públicos y privados de la ciudad aplica el pico y cédula, a excepción de unos pocos. La medida seguirá vigente para establecimientos de venta y pago de bienes y servicios; de compra de cualquier producto al detal y por mayor; de servicios bancarios, financieros, notariales y de atención al ciudadano en entidades públicas.

Para esta restricción se tiene en cuenta el último número de la cédula de los ciudadanos. Quienes tienen un documento identidad finalizado en número par (0, 2, 4, 6 y 8) no podrán ingresar a determinados lugares en los días pares del calendario, mientras que lo mismo les pasará en las jornadas impares a quienes tengan una cédula finalizada con dígito impar (1, 3, 5, 7 y 9).

Lugares donde no aplica el pico y cédula en Bogotá

En cinco tipos de establecimientos no hay ningún tipo de restricción para el ingreso de ciudadanos. Estos son:

  • Restaurantes.
  • Hoteles.
  • Farmacias.
  • Establecimientos del sistema de salud.
  • Funerarias.

Multa por no respetar el pico y cédula

Los policías de la ciudad están plenamente autorizados para sancionar a los ciudadanos o dueños de establecimientos que no respeten la medida, y por lo tanto imponerles multas que pueden ir hasta los 936.000 pesos.

Durante este fin de semana, en el que Bogotá tuvo un toque de queda de cuatro días, se impusieron casi 4.000 multas a personas que no atendieron las diferentes restricciones que se habían decretado. La mayoría fueron a irresponsables que organizaron fiestas clandestinas o comerciantes que abrieron sus locales sin tener permiso para hacerlo.

Bogotá está pasando un momento crítico con las personas contagiadas con coronavirus que están necesitando atención hospitalaria. La ciudad terminó el puente festivo de Reyes con una ocupación del 93,5 % en sus unidades de cuidados intensivos instaladas para pacientes delicados con COVID-19.