El CNE, con ponencia del magistrado César Augusto Abreo Méndez, determinó que el Sistema de Medios Públicos —RTVC— y el canal del Congreso deben otorgar a los partidos de oposición un espacio de 20 minutos, en las franjas de mayor sintonía, “para que ejerzan sus derechos”.

De no hacerlo, esos medios podrían ser sancionados con multas de hasta 1.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes, advirtió el organismo.

La entidad también reprochó la conducta del senador Ernesto Macías, entonces presidente del Senado, “por no haber concedido, tal y como establece el Estatuto [de la oposición], el derecho fundamental de oposición política, de intervenir durante la instalación del Congreso de la República del 20 de julio de 2019”.

La ‘jugadita’, como Macías llamó a su plan para sabotear a la oposición, quedó al descubierto porque no se percató de que su micrófono estaba abierto, y se la comentó a una persona que tenía cerca.

La representante de oposición María José Pizarro fue una de las primeras en reaccionar a la decisión del CNE, que tomó este viernes, y escribió:

“Se demostró que la “jugadita” de Macías es un abuso de poder al desconocer de manera arbitraria los derechos de la oposición política en el Congreso. Duque debió escuchar la réplica, que hora deberá ser transmitida por TV”.