La ya reconocida ‘jugadita’ la acuñó el congresista Ernesto Macías, en su último día como presidente del Senado, y ahora es la senadora Valencia la que la invoca para denunciar una interrupción en el debate virtual de la iniciativa que busca castigar con cárcel de por vida a violadores de niños en Colombia.

A lo que Valencia se refirió es a que el trámite y la votación del proyecto se interrumpieron por cuenta de una recusación a los senadores que presentó un ciudadano, el abogado Esteban Salazar, y cuya petición era que los miembros de esa célula legislativa se apartaran del debate. El argumento: supuestos intereses políticos y electorales por parte de los senadores, y una dificultad para reformar la Constitución de manera virtual.

“Sería grave para esta comisión que dejáramos que una recusación de esta falta de rigor jurídico vaya a dilatar la discusión de un proyecto […] obligar a quienes recusan a que sean responsables, porque si están retrasando el funcionamiento del Congreso simplemente por ‘jugaditas’ de esas que le gustan a algunos, entonces vamos a tener que ponerle un poquito de seriedad a ese tema”, argumentó la senadora, según video que compartió en Twitter.

Valencia propuso no enviar la recusación a la Comisión de Ética, y dijo que “no existen argumentos” sobre el supuesto impedimento para discutir el proyecto.

Y así fue, pues Caracol Radio dio a conocer que finalmente la Comisión se abstuvo de decidir sobre este recurso porque no cumplía los requisitos para darle trámite, lo que dejó abierta la puerta para continuar con la discusión sobre cadena perpetua, que va en el séptimo de ocho debates.

Lo que sí avanzó en la discusión fue una iniciativa que hace imprescriptibles los delitos relacionados con el abuso sexual de niños, y que a juzgar por las reacciones en redes sociales parece que tiene gran consenso entre los congresistas.