La Corte determinó que dado que el hombre, independientemente de su edad, ya cuenta con una carrera profesional, eso le permite buscar un empleo y de esa manera conseguir el dinero y los recursos que necesita para sostenerse y para cursar los recursos que, a su juicio, puedan ayudarle a mejorar su perfil profesional “sin que para ello requiera dependencia de su progenitor”, dice Noticias Caracol.

El asunto empezó el 8 de septiembre de 2015, cuando el padre del joven pidió liberarse del pago que le hacía a su hijo mensualmente desde mayo de 2014. Hasta ese momento, le daba 1’200.000 pesos para su cuota alimentaria y cerca de 1’700.000 pesos para su subsidio educativo, explica El Colombiano.

Pero el Juzgado Tercero de Familia de Bogotá rechazó la petición del padre, aduciendo que si bien el joven había terminado su carrera de administración en marzo de 2014, desde junio de 2013 adelantaba estudios de música, y eso le ocupaba todo su tiempo.

Sin embargo, todos esos argumentos fueron rechazados por la Corte, que dijo:

“El límite temporal de los 25 años, para la obligación de alimentos respecto a los hijos mayores de edad que cursan estudios superiores, mantiene vigencia en la medida en que solo corresponde a un parámetro para establecer si se conserva o no el deber del padre, pues en dichos eventos es necesario que el juez de conocimiento evalúe con detenimiento elementos preponderantes, tales como la capacidad económica del alimentante y la necesidad del alimentario”.

El artículo continúa abajo

El tribunal agregó que ya que el joven demandante terminó su primera carrera en 2014, su segunda carrera tendría que terminar en el segundo semestre de 2018 porque la inició en el segundo semestre de 2013. Por eso, se cae su argumento de que, por tener su horario totalmente ocupado, le era imposible cumplir con alguna jornada laboral.