Se trata de los presos de la cárcel Villahermosa de la capital del Valle, que actualmente acumula 5.974 reclusos pese a tener una capacidad para solo 2.046, informa El Espectador.

A cada preso le correspondería un salario mínimo legal diario ($ 27.604) por cada año que hayan pasado en condición de hacinamiento, pero este monto podría duplicarse y acumular un máximo de 3,5 millones de pesos si ha pasado más de un año en hacinamiento, indica ese diario.

De esta manera Tan solo por Villahermosa, el monto a pagar ya sería de 23.846 millones, indica ese diario, cantidad que le correspondería pagar en su mayoría a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), con un 40 %; el Ministerio de Defensa, con 30 %; un 15 % del Instituto Nacional Penitenciario (Inpec), un 10 % de la Gobernación del Valle y la Alcaldía de Cali, con 5 %, detalla el mismo medio.

La condena se emitió después de cinco años de proceso en los que los apoderados de varios reclusos interpusieron demandas por las condiciones inhumanas en las que se encontraban dentro del penal. El Espectador no detalla qué condiciones tendrían que cumplir los demandantes para considerarse en una situación de hacinamiento que amerite la demanda o la cobertura.

Pero más grave que esto es que la ratificación de esta condena por parte del Consejo de Estado, único trámite que falta para que sea una realidad, abriría la puerta para que miles de presos más del resto del país hicieran lo mismo, usando este fallo como precedente.

Datos de ese medio indican que el cupo para presos en el país es de 80.464, pero actualmente hay 124.605, por lo que serían varios miles de millones de pesos los que las instituciones tendrían que pagar por dejar crecer hasta este punto tan crítico el problema del hacinamiento carcelario.