Lo hicieron como parte de un plan organizado por la Policía de Tránsito y la Secretaría de Movilidad para enterarse en dónde se reunían las decenas de conductores infractores, qué recorridos hacían y qué calles cerraban durante los piques, informó Noticias Caracol.

Las continuas denuncias de los ciudadanos afectados por el ruido, añade el medio, fueron la principal razón para que las autoridades efectuaran el operativo en la madrugada de este viernes, pues los conductores se reúnen los martes, miércoles y jueves en la noche hasta altas horas de la madrugada.

De acuerdo con Caracol Radio, los controles y sanciones se hicieron en el sector de Montevideo en la localidad de Fontibón y en el Norte de Bogotá.

A esos sitios llegaron grúas de la entidad del Distrito, buses, miembros de la Policía y hasta del Esmad y encerraron a los carros que se preparaban para comenzar los piques ilegales.

Durante el operativo se impusieron, dice el noticiero de televisión, 87 comparendos de papel, más de 150 fotomultas con drones de la Policía y se inmovilizaron 65 carros, que fueron trasladados a los patios de Álamos, occidente de la capital.

“Esto es un trabajo que se hace mancomunado con personal de inteligencia, donde se hacen unas verificaciones en unos puntos que la misma ciudadanía informa son de piques informales”, manifestó el mayor Víctor Velásquez, jefe de servicios especiales de tránsito, al informativo.

Las órdenes de comparendos por las imprudencias, según el medio, puede costarles a los conductores hasta un millón 500.000 pesos, debido a la multa por la infracción, los servicios de grúa y parqueadero.

Por su parte, el director de gestión de movilidad, Nicolás Correal, mencionó:

“La Secretaría de Movilidad y la Alcaldía Mayor están trabajando fuertemente para organizar este tipo de operativos para atacar este comportamiento, esta actividad que pone en riesgo la vida de los bogotanos”.