En una carta que publicó en Twitter, Velásquez manifestó que su decisión busca proteger su buen nombre debido a “declaraciones absolutamente falsas” que vinculaban su aspiración con una presunta recomendación del exalcalde Samuel Moreno Rojas.

La política liberal, que asegura contar con 15 años de experiencia profesional en el sector público, aclara que no es cuota del sancionado exmandatario de Bogotá ni que pidió su recomendación para postularse como superintendente.

“Ocupé el cargo de Secretaria de Gobierno, durante 8 meses en su administración, donde trabajé con dos alcaldesas más (3 alcaldes en 8 meses). Hace 8 años dejé de ser Secretaria de Gobierno y desde entonces no tengo contacto con el exalcalde”, preció Velásquez.

Y agregó que su decisión busca proteger al presidente Iván Duque de una posible demanda debido una mala interpretación del llamado Estatuto de la Oposición que le impondría una aparente inhabilidad para su designación en cargos de autoridad administrativa en el Gobierno.

“Ante esta información, he considerado que no debo exponer al presidente a estas presiones y menos a  procesos judiciales ante una posible demanda”, recalcó la excongresista.

Hay que recordar que la ministra de Trabajo, Alicia Arango, se negó a firmar el decreto que posesionaba a Olga Lucía Velásquez debido a una supuesta injerencia del Samuel Moreno Rojas, informó Blu Radio.