El niño, informa Caracol Radio, se llama José Rivero, tiene tres años de edad y tuvo que ser llevado al odontólogo por fuertes dolores en una muela. El medio apunta que fue necesario someterlo a una intervención con sedación “para extraerle la molar”.

La familia del niño, citada por la cadena radial, cuenta que José estuvo muy nervioso antes del procedimiento y que, luego de unas 5 horas de estar en la entidad médica, el pequeño tuvo que ser llevado a una UCI, por tener graves complicaciones.

En ese sentido, Luz Amparo Gutiérrez, la abuela del niño le contó a la emisora que a José le dio un paro respiratorio. La mujer cuestiona por qué tardaron tanto tiempo para el traslado.

Testimonio de familia de niño sedado en Bucaramanga

La señora Luz Amparo agregó: “Mi hija se asoma a la ventana y se da cuenta de que al niño le están oprimiendo el pecho y le están haciendo reanimación. Ella lo ve morado”.

La mujer relató que su hija preguntó por qué estaba sucediendo eso con el niño y que lo único que le dijeron fue que se tranquilizara, que no hiciera escándalo y que no estaba pasando nada.

La abuela del niño señaló que después de mucho tiempo sí se tomaron medidas. “Llaman a una ambulancia a las siete de la noche, sacan a mi nieto para la clínica San Luís, pero dejan pasar 5 horas para tomar determinaciones”.

En su testimonio a Caracol Radio, Gutiérrez denunció los síntomas que sufrió su nieto: “El niño convulsiona, le da un paro respiratorio y no tuvieron en cuenta esas cosas. ¿Qué estaban esperando, a que el niño se muriera?

El medio no dio detalles de cuál fue el consultorio odontológico en el que el niño resultó afectado. Sin embargo, sí informó que él sigue en la unidad de cuidados intensivos, intubado e inconsciente