La fiscal Sofía Gómez le contó a Noticias Caracol que, en un principio, la madre del menor manifestó que el niño se había caído de la cama; luego, aseguró que se había accidentado mientras jugaba.

Sin embargo, exámenes de Medicina Legal revelaron signos de maltrato: el niño tenía múltiples moretones, así como fracturas en la clavícula, el fémur (hueso del muslo) y el húmero (hueso del brazo); además, tenía un trauma craneoencefálico, indicó el noticiero.

Según el testimonio de la fiscal al informativo, varios vecinos manifestaron que constantemente escuchaban gritos y llantos provenientes de la vivienda del menor, que tenía una hermanita de 5 años.

De acuerdo con La Guajira Hoy.com, la mamá del menor es venezolana y vivía con el padrastro de su hijo (de nacionalidad colombiana), en el corregimiento de Papayal, municipio de Barrancas. El medio reportó que ambos quedaron a disposición de la justicia.

En cuanto a la hermana de la víctima, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar señaló en un comunicado que ella permanece en un hogar sustituto mientras avanza la investigación contra los padres.